QUÉDATE CONECTADO

Puedes seguir conectado con el Dr. E. Daniel Ponce y Ministerios Unidos Con Cristo siguiéndonos en las redes sociales.

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Instagram Icon

CONTÁCTANOS

Ministerio Unidos Con Cristo  P.O. Box 4060 Houston, TX. 77210-4060   (713)924-5100

© 2020 Ministerios Unidos Con Cristo. Todos los derechos reservados.

  • Rev. Julio E. Hernandez

Experimenta ese glorioso intercambio.

Filipenses 4:6 dice; Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.


Todos los que vivimos por fe, creyendo y descansando en las promesas de Dios, hemos tenido tiempos cuando la preocupación ha querido invadir la mente, y nuestra fe y descanso han sido retados. La preocupación tiene una manera de magnificar las situaciones a un punto ridículo, pero al encontrarnos en medio de esas situaciones contrarias a la voluntad de Dios, todo parece tan real. Sólo cuando la tormenta ha pasado y todo ha tomado su lugar, nos damos cuenta que no valió la pena preocuparnos tanto.


Cuando la tormenta o la situación adversa llegan, parece consumirnos con preocupación. El sistema nervioso se altera, y el estrés y la ansiedad empiezan a rondar. ¡Son en esos momentos donde debemos recordar al Glorioso Espíritu Santo, al Parakletos que siempre está a nuestro lado para ayudarnos! Él mismo tomará la Palabra de Dios implantada en tu espíritu, y la traerá a tu mente para que como una ancla nos tomemos de ella y obtengamos paz al recibirla y creerla.


De nuevo, Filipenses 4:6 dice; Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. En este versículo podemos ver cinco pasos importantes que nos moverán del temor a la fe, de la desesperación a la paz, y de la derrota a la victoria. El primer paso es la oración.

2.- Ruego.

3.- Acción de gracias.

4.- Peticiones.

5.- Hacer saber.

La Palabra oración es usada 127 veces en el Nuevo Testamento. En este versículo Apóstol Pablo nos aconseja que en lugar de cargar con las preocupaciones y pesadas cargas mentales y emocionales, tomemos el primer paso dado en Filipenses 4:6, y oremos. Acércate al Señor en oración. Una vez que te encuentres en esa cercanía con Dios, cara a cara con él, toma esa oportunidad para darle todas tus preocupaciones, temores, y la pesadez mental y emocional. Pídele algo a cambio de las preocupaciones que le estás dando, experimenta ese glorioso intercambio de darle a Dios tus preocupaciones a cambio de su paz. Esa es la señal de que verdaderamente le has entregado al Señor tu carga, la paz de Dios que inunda tu alma al momento del intercambio. Este es el primer paso a dar cuando las preocupaciones, la ansiedad, y el temor están tratando de controlar tu mente y tus emociones. Toma este primer paso hoy. Si Dios contigo, ¿quién contra ti? (Continuaremos con los siguientes 4 pasos en futuros blogs).

39 views